¿Eres de uñas Acrílicas o de Gel?

¿Te apasiona el mundo de la manicura? Seguramente una buena sesión de manicura se puede convertir en el momento perfecto para hacer que tus clientes disfruten y se relajen mientras confían en tus manos.

Eso sí, tu cliente debe  tomar la decisión del tipo de uñas que prefiere. ¿Acrílicas o de gel? Aquí llegan las dudas…

¿Qué diferencia hay?

Lo primero es lo primero. Más vale que te familiarices con cada material, tiempo de aplicación, duración y todos los pormenores de cada una de ellas para que descubras cuál se adapta mejor a las necesidades de tu cliete. En realidad, en el plano estético no hay una gran diferencia. Ambas contribuyen a alargar la mano visualmente y a dar un aspecto más cuidado. Sin embargo, el modo de aplicación y la durabilidad sí son bastante distintos.

El proceso.

Las uñas acrílicas se obtienen de la mezcla de un polímero en polvo con un líquido especial a base de plástico. Ésta se aplica sobre la uña y después se lima para darle la forma más natural posible. En las uñas en gel, en cambio, hay que aplicar primero una capa de resina y colocarla encima, para someterla después a un secado con lámparas ultravioleta. En este caso no hay que darles forma, porque ya se adhieren con el perfil deseado. El resultado es ligeramente más natural y brillante que las anteriores.

La duración y resistencia.

En este punto, debemos decir que ganan las acrílicas. ¿Por qué? Pues, sencillamente porque son más duras, y si se rompen se pueden limar en casa sin problema. En cambio, las de gel son menos resistentes, y no podemos arreglarlas en casa si surge una rotura. Sin embargo, las uñas de gel resultan más ecológicas, pues no emiten tantos vapores, y las acrílicas pueden dañar la uña si no se cuidan adecuadamente.

Ahora ya sabes cuáles son sus pros y sus contras, sólo tienes que formarte y decidir qué tipo va más con la personalidad de tu cliente.

(Visited 60 times, 1 visits today)
Los campos marcados con * son obligatorios