Cómo debes maquillarte si tienes 20 años

Si eres una jovencita veinteañera, a la hora de maquillarte debes tener en cuenta dos premisas: que no debes hacerlo para parecer mayor (ya tendrás tiempo de serlo; basta con que dejes que pasen los años…) y que el maquillaje es una herramienta a tu disposición para realzar tu belleza natural, no una obligación o una costumbre social.

Porque vamos a ver: si tienes 20 años, dispones de una piel tersa, joven y sin defectos. Todavía es pronto para que te aparezcan líneas de expresión y arrugas, o bolsas en los ojos, o flacidez en la piel. Estás en pleno apogeo físico, exhalas belleza. Tal vez tengas algunos granitos, un poquito de acné. En ese caso, debes consultar con tu esteticista o tu dermatólogo para tratarlo, y nunca utilizar el maquillaje para enmascarar el problema.

Así que lo primero que debes tener en cuenta es la discreción y la delicadeza. Maquíllate con mesura, sin excesos, preferiblemente con colores suaves y texturas delicadas. Una mujer muy joven que vaya muy maquillada no da una buena imagen.

Debes evitar, en la medida de lo posible, utilizar base de maquillaje. Tu piel todavía no la necesita; es mejor que la luzcas en todo su esplendor de tersura y suavidad natural. Tal vez es posible que todavía tengas granitos de acné, un recuerdo de tu cercana adolescencia. Pues bien, en ese caso, debes someterte a un tratamiento específico, y si mientras tanto deseas maquillarte, utiliza una base que no cubra mucho, que sea casi transparente y, sobre todo, que esté libre de aceites.

Para conseguir algo de rubor en tus mejillas, puedes utilizar un colorete de tonos rosados muy suave. En los ojos, que no te falte un buen delineador aplicado con sencillez, una sombra de tonos claros (salmón, verde claro, rosa, crema…) y una máscara de pestañas transparente o marrón para conseguir que luzcan más largas y espesas. Si tuvieses ojeras (es raro a esa edad, pero la genética o las salidas nocturnas pueden jugarte una mala pasada en ese aspecto), el corrector (siempre más claro que tu piel) bien difuminado y fijado con un poco de polvos es la mejor opción.

En cuanto a los labios, nada de colores fuertes. Brillos o gloss en tonos rosas o marrones pálidos, o sin color, para que tus labios ganen en volumen y atractivo, y transmitan naturalidad.

Toma nota: a tus 20 años, el maquillaje debes emplearlo para potenciar tu belleza natural, nunca para ocultar defectos, y siempre con la condición de aplicarlo con prudencia y sin exageración.

(Visited 163 times, 1 visits today)