¿Te estás maquillando correctamente los labios?

Young woman with beautiful face doing makeup with lipstick in beauty salon

Tus labios son una parte esencial de tu rostro: no sólo le aportan belleza sino también sensualidad. Así que maquillarse correctamente los labios es una premisa ineludible de nuestro look cotidiano. Pero, ¿realmente sabes si lo estás haciendo bien? ¿O acaso cometes algún error que está arruinando tu imagen? Vamos a analizarlo.

Lo primero es elegir un lápiz de labios adecuado. No vale cualquiera, ni el más barato, ni el más caro, ni el que esté más de moda. Tu lápiz de labios debe amoldarse perfectamente a tu rostro: si tu tono de piel es claro, por ejemplo, los tonos rosas te quedarán mejor que los oscuros; si, en cambio, eres o estás morena, lo tuyo va a ser el rouge… Por supuesto, a la hora de pintarte los labios, debes coordinar el color con el maquillaje del resto de tu cara, por lo que tener varios lápices de labios de distintos tonos es la solución ideal. ¿No te parece?

Otro aspecto importante es el paso previo a maquillarte. Ni se te ocurra exfoliarte los labios precisamente entonces, ya que te saldrán unos “pellejitos” muy antiestéticos y, para colmo, los dejarás indefensos ante factores externos y agresivos… Lo que sí tienes que tener en cuenta es que estén hidratados, no resecos, y para ello no hay nada mejor que el protector labial. No escatimes con él y claro que tendrás que exfoliarte los labios para que estén bien suaves, pero no justo antes de maquillarte.

¿Cómo te aplicas el lápiz? Tienes que empezar por el lugar correcto: lo mejor es iniciar desde el centro y continuar hacia fuera; ya sabes que lo más difícil, precisamente, son las líneas exteriores. El perfilado es fundamental: debes buscar el equilibrio, perfilando con definición el labio y siempre rellenando con el mismo lápiz para evitar el temible “efecto cordón”. Recuerda que al perfilar no debes sobrepasar la línea natural del labio.

Por último, una vez aplicado el lápiz de labios tienes que estar muy atenta a no haberte manchado los dientes o la comisura de la boca, y también a no haberte puesto un exceso de maquillaje. Lo mejor es que cojas una taza o un vaso y compruebes si dejas restos. Si es así, aprieta un pañuelo entre tus labios de manera suave.

http://www.novared.es

(Visited 202 times, 1 visits today)