Estilo de vida «fitness» y belleza

rp_bigstock-fitness-girl-2700062.jpg

No es una moda: es un auténtico estilo de vida que cada vez tiene más adeptos. Nos estamos refiriendo al “Fitness”, un concepto importado de Norteamérica que se basa en adoptar unas hábitos basados en el ejercicio físico, vida saludable y alimentación nutricional para conseguir un cuerpo armónico en el que destaquen flexibilidad, musculatura, resistencia y bienestar. ¿Y cuáles son estos hábitos? Te lo explicamos.

El primer hábito a adquirir es el del ejercicio físico. Lo mejor es ponerse en manos de un gimnasio que cuente con profesionales especializados que nos planifiquen una rutina de ejercicios cardiovasculares (como el spinning) y de resistencia (pesas) con el fin de quemar grasas, desarrollar la capacidad pulmonar y lograr una buena definición y tonificación de tu cuerpo. Por supuesto, se requieren altas dosis de disciplina y un convencimiento absoluto en lo que estás haciendo: no basta con ir al gimnasio de vez en cuando; debes interiorizar una auténtica rutina de ejercicios físicos. ¡El entrenamiento es sagrado!

La alimentación juega una baza muy importante. Los cambios físicos no sólo son resultado del ejercicio, sino que una dieta especial reducida en grasas y carbohidratos y con un alto contenido de proteínas es esencial. También en este apartado la disciplina es fundamental: no hay que saltarse la dieta ya que nuestra rutina alimenticia es básica para conseguir un cuerpo armónico, libre de grasa y con una musculatura bien definida. En algunos casos puede ser necesaria una suplementación a base de batidos de proteína y complejos multivitamínicos: eso dependerá de tu propia genética y de hasta dónde estés dispuesta a llegar en volumen muscular. Nuestro consejo: ponte en manos de un nutricionista que elabore tu dieta según los objetivos que desees alcanzar.

Por supuesto, pertenecer al “mundo fitness” exige la adopción de unos hábitos de vida saludables: nada de comida basura, nada de drogas, alcohol y tabaco, debes dormir al menos ocho horas todas las noches, ya que un buen descanso es muy importante para recuperar energías, y sobre todo tienes que “sentir” que lo que haces es importante: no se trata sólo de tener un cuerpo espléndido, sino de asumir un estilo de vida sano y natural, sin excepciones.

¿Y qué pasa con los cuidados de belleza? ¿Debe una “chica fit” renunciar a los tratamientos estéticos? Pues no. Precisamente lo que tienes que tener muy en cuenta es que todos los cambios físicos que el entrenamiento y la alimentación van a operar en tu cuerpo pueden afectar a tu piel si no la cuidas. El aumento del volumen muscular, por ejemplo, podría propiciar la aparición de estrías. Así que, lo mismo que con el entrenador y el dietista, debes ponerte en manos de una esteticista profesional que te aconseje los tratamientos más idóneos para que tu cuerpo no sólo gane en fortaleza y salud, sino también en belleza.

www.novared.es

(Visited 86 times, 1 visits today)