ERRORES A EVITAR SI TIENES LA PIEL GRASA

rp_face-1146038_1920.jpgNo obstante, tener la piel grasa no tiene porqué ser un problema. Por ejemplo, este tipo de piel es menos proclive a la aparición de arrugas y de líneas de expresión, lo cual nos aporta un aspecto juvenil más prolongado. Pero se trata de una piel bastante sensible que debe cuidarse mucho y bien. Y, sobre todo, no caer en una serie de errores muy comunes en lo que respecta a sus cuidados. Te lo explicamos con mayor detalle:

Un error muy común es no utilizar crema hidratante, creyendo que este tipo de piel no necesita hidratación. Nada más contrario a la verdad; precisamente, no usar crema hidratante produce el efecto contrario al que deseamos: la falta de hidratación estimula la creación de sebo, con los consiguientes problemas. Así que utiliza siempre un hidratante especial para pieles grasas, que además de hidratar nutrirá tu piel y ayudará a regular el exceso de sebo.

A la hora de limpiarnos el cutis, también erróneamente creemos que un limpiador agresivo, basado en tensioactivos, eliminará la grasa de nuestro cutis. Y sí que es verdad que lo consigue, pero los efectos secundarios son muy negativos: la piel se quedará desprotegida, irritada y seca, y por consiguiente, volverá a producir sebo para protegerse. Lo mejor es utilizar limpiadores basados en aceites vegetales y que sean suaves.

Por supuesto, la limpieza del cutis es imprescindible para las pieles grasas. No desmaquillarte bien, por ejemplo, es producir un caldo de cultivo idóneo para el acné. Ten en cuenta que el maquillaje, conjuntamente con el sebo y la suciedad del medio ambiente, ocluye los poros de tu piel, justamente lo contrario a lo que necesitas. Igual ocurre con la manía de lavarse la cara con demasiada frecuencia: lávate la cara dos veces al día, no más. Ya sabemos que la piel grasa, a lo largo de la jornada, se llena de brillos, pero lavarte la cara en exceso elimina la protección natural de la piel y estimula la creación de más sebo.

Al hilo de lo anterior, desde luego no utilizar cosméticos no comedogénicos es uno de los mayores errores que puedes cometer. Lo productos comedogénicos ocluyen los poros, y eso no te conviene. Utiliza siempre productos que aseguren al cien por cien que son no comedogénicos. Fíjate en su composición.

Por último, no te olvides de que el sol es tu enemigo. Hay que utilizar protector solar sí o sí. Existen protectores solares orgánicos muy adecuados para pieles grasas.

www.novared.es

(Visited 122 times, 1 visits today)