7 FALSOS MITOS SOBRE LA DEPILACIÓN LÁSER

rp_quc3a9-es-la-depilacic3b3n-lc3a1ser-o-fotodepilacic3b3n1.jpg

La depilación láser es, sin duda, la más demandada en el mercado. Sus resultados son excelentes y se trata de una técnica en auge debido a los continuos avances tecnológicos que la depuran y perfeccionan día a día. Sin embargo, todavía existen unas falsas creencias que crean cierta confusión cuando nos estamos pensando probar con este tipo de depilación. Te las aclaramos.

1.- El vello claro o rubio es más difícil de eliminar con láser.

Pues sí, debido a que el objetivo del láser es la melanina del pelo. No obstante, es posible eliminarlo.

2.- La depilación láser no puede aplicarse a cualquier parte del cuerpo.

¡Falso! El láser es eficaz en todo el cuerpo, incluyendo mentón, labio superior, mejillas, orejas, cuello, axilas, areolas, espalda, ingles…

3.- Es necesario no haberse depilado previamente.

Cierto, al menos deben haber transcurrido unos quince días desde la última depilación con cera o pinzas, ya que el láser, para ser efectivo, necesita detectar la matriz del pelo. Sin embargo, no ocurre lo mismo si la depilación previa ha sido con cuchilla.

4.- La depilación láser es dolorosa.

No es cierto; se nota el calor de la luz del láser, pero en absoluto duele el tratamiento.

5.- No es conveniente la depilación láser en verano.

No es cierto. La depilación láser se puede realizar todo el año. La única contraindicación es la piel bronceada, de ahí que se asocie este impedimento a las fechas veraniegas. No obstante, aunque tengas la piel bronceada, se pueden depilar las zonas cubiertas (axilas, por ejemplo) sin ningún problema. Por si te vas a broncear, lo mejor es que planifiques tu sesión de láser justo antes de que empieces a tomar el sol de forma constante.

6.- La depilación láser no necesita tratamientos posteriores.

Pues no es así; tras la sesión de láser, como ocurre con otros tipos de depilación, el área tratada se queda un poco sonrosada y hay que evitar tomar el sol durante unos pocos días.

7.- El vello vuelve a salir con el tiempo.

Con cada sesión de láser el vello crece menos y se hace más débil y más claro. Esto no quita que, por estímulos hormonales, pueda salir un poco, pero desde luego en mucha menor cantidad y mucho más fino. No obstante, los resultados del láser se acercan mucho a lo que podríamos llamar una depilación permanente: sólo hacen falta unas pocas sesiones de mantenimiento para conseguirlo.

www.novared.es

(Visited 106 times, 1 visits today)