DEPILACIÓN LÁSER Y TATUAJES

rp_tatuada.jpg

Hacerse un tatuaje conlleva algunas responsabilidades: hay que elegir bien el dibujo y la zona del cuerpo donde ubicarlo, hay que acudir a un profesional que ofrezca todas las garantías sanitarias y de resultados, hay que tener cuidado con el sol una vez lo tengamos hecho… Y además, está la cuestión de la depilación, sobre todo si lo que prefieres es la depilación láser. ¿Hablamos un poco sobre ello?

Lo ideal sería que antes de realizarte un tatuaje optaras por la depilación láser como solución definitiva para eliminar el vello de la zona a tatuar. Cumple con todas las sesiones hasta que tu pelo se debilite y desaparezca, y ya estarías totalmente lista para no preocuparte más del vello, sólo de disfrutar luciendo tu flamante nuevo tatuaje.

Sin embargo, si ya tienes el tatuaje hecho, debes saber que el láser se activa por medio del color del pelo, por lo que no se puede aplicar este tipo de depilación sobre un tatuaje, ya que al ser de color oscuro el láser lo detectaría como si fuese melanina y produciría una quemadura. Así que recuerda: láser y tatuaje son totalmente incompatibles. Eso no quita que puedas seguir depilándote con láser el resto de las zonas del cuerpo que no estén tatuadas. En eso puedes estar muy tranquila: la operadora de láser siempre guardará un perímetro de seguridad alrededor del límite del tatuaje para evitar cualquier peligro.

En conclusión, piensa muy bien dónde vas a hacerte el tatuaje y depílate antes. Lo mejor: una zona del cuerpo no demasiado extensa y con poco vello. Si, en cambio, ya tienes el tatuaje hecho, mucho cuidado con aplicarte cualquier método depilatorio (recuerda que el láser jamás) sobre éste. Consulta con tu esteticista para elegir la mejor opción según tus circunstancias particulares.

www.novared.es

 

(Visited 116 times, 1 visits today)