¿ANDAR O CORRER?

rp_running-in-a-dream.jpg

Todas sabemos que con el año que comienza nos entra un ansia de marcamos nuevos objetivos a cumplir (aprender inglés, conciliar mejor vida laboral y familiar, cambiar de look…) y que, apenas pasados unos meses, solemos abandonarlos y posponerlos para el año siguiente. Uno de los propósitos más recurrentes es hacer ejercicio: apuntarnos al gimnasio (y no dejarlo), practicar algún deporte, salir a correr… Pues bien, esta vez tiene que ser la definitiva. Hay que mover el esqueleto y te proponemos dos opciones fáciles y baratas: andar o correr, con sus correspondientes ventajas y desventajas.

¿Cuáles son las ventajas de salir a andar?

Es muy fácil de hacer, eso está claro. Tan sólo hace falta un poquito de voluntad. Además, si sufres de sobrepeso o no te gustan los esfuerzos fuertes, lo puedes realizar sin ningún problema. También es la opción ideal a la hora de comenzar a hacer ejercicio si hace mucho tiempo que no haces nada: cero riesgos de lesiones y puedes configurarte tus rutas en tu misma ciudad, aprovechando incluso para hacer otras cosas complementarias como comprar el pan, por ejemplo. Andar disminuye los niveles de colesterol y ayuda a prevenir diabetes, hipertensión y enfermedades coronarias, las dolencias propias de llevar una vida sedentaria.

¿Alguna desventaja?

Pues muy pocas; tal vez, que al no requerir de un elevado esfuerzo, el gasto calórico es bajo, y si lo que deseas es perder peso, tardarás mucho más. Tampoco esperes aumentar en demasía tu capacidad cardiovascular o respiratoria, ni fortalecer de manera exagerada tu musculatura.

¿Y las ventajas de salir a correr?

Bueno, con esta práctica las cosas van más rápido: se consumen altas cantidades de grasa, por lo que perderás peso en menor tiempo; corriendo sí que aumentas tu capacidad pulmonar y desarrollas músculo, sobre todo en las piernas; y, además, corriendo regularmente conseguirás que aumente la liberación de endorfinas, la hormona de la felicidad, por lo que te liberarás del estrés y te sentirás a gusto contigo misma.

¿Y las desventajas?

Las normales: un riesgo algo mayor a sufrir lesiones, sobre todo musculares o torceduras, y si sufres sobrepeso o hace demasiado tiempo que no haces ejercicio, deberás empezar muy suavemente a correr para reducir el impacto en tus articulaciones.

www.novared.es

(Visited 71 times, 1 visits today)