CUIDADOS DEL CONTORNO DE OJOS

rp_contorno.jpg

Pues no, no toda la piel de nuestro rostro es igual. Hay una zona que necesita de unos cuidados especiales por sus características propias: el contorno de nuestros ojos. ¿Sabes por qué? Te lo explicamos.

En primer lugar, se ha de señalar que la piel del contorno de ojos es muy diferente a la piel del resto de la cara:

  • Es cinco veces más fina
  • Contiene menos colágeno y elastina
  • Tiene menos glándulas sebáceas
  • Es una zona con mucho movimiento: el parpadeo y los gestos mueven alrededor de 22 músculos
  • Tiene más tendencia a pigmentarse
  • La microcirculación sanguínea es más lenta

Siendo así, la piel del contorno de ojos tiene unas características muy diferentes a la del resto del cuerpo. Veamos cuáles son:

  • La piel del contorno de ojos es más sensible de lo normal, ya que está menos protegida por una capa cornea más fina y una menor cantidad de glándulas sebáceas.
  • La zona del párpado inferior se caracteriza por la formación de ojeras, que tienen dos causas principales: la circulación sanguínea más lenta, con tendencia a congestionarse (ojeras moradas), y factores genéticos de la pigmentación de la piel (ojeras marrones); también esta zona es proclive a la aparición de bolsas, que se producen por la acumulación de líquidos y la distensión de los músculos que sujetan los lóbulos adiposos.
  • Hay más líneas de expresión y arrugas, resultado de ser una zona con mucho movimiento muscular y contar con menos colágeno y elastina. Las “patas de gallo” son el primer signo de edad en la cara y si no se cuidan devienen en arrugas muy pronto.

¿Cuál es la manera correcta de cuidarnos el contorno de ojos?

Al ser una piel muy sensible y vulnerable, el contorno de ojos exige la utilización de un limpiador y un desmaquillante muy suaves (preferiblemente, los basados en aceites vegetales). Igualmente, evita el contacto con exfoliantes y peelings en esa zona. La forma de aplicarte el producto es también importante: usa siempre una pequeña cantidad y emplea el dedo índice o anular para aplicarlo sobre la zona inferior del ojo con pequeños toquecitos, de manera que actives la circulación sanguínea, y a continuación hazte un ligero masaje desplazando el dedo desde el lacrimal hasta la sien unas cuantas veces (siempre en ese sentido, no en el contrario). Lo mismo sobre el párpado superior.

PD.: Aprovecho este primer post del año para desearos lo mejor en este 2016 que recién comienza. ¡¡¡Feliz año!!!

www.novared.es

(Visited 164 times, 1 visits today)