HASTA EL MOÑO DE PHOTOSHOP!!!

rp_kw.jpg

No me digas que no estás bastante harta de ver esa publicidad que ofrece una imagen de la mujer tan poco natural: parece que las modelos no tienen arrugas de expresión, ni bolsas bajo los ojos, ni poros abiertos en el cutis, ni un poquito de vello en el labio superior o en la zona de las patillas… ¿No tienes la impresión de que parecen más androides que humanas?

Esa obsesión de las revistas por ofrecer una imagen de falsa perfección que no existe en la vida real está haciendo un flaco favor a la mujer, ya que transmite unos cánones de belleza inalcanzables sin la inestimable ayuda del célebre programa de retoque fotográfico Photoshop. Hasta tal punto está desvariando la cosa que ya no sólo se oyen las voces de protesta de asociaciones y movimientos feministas, sino que algunas actrices están arremetiendo contra esa impúdica manipulación de su propia imagen.

La actriz Inma Cuesta, por ejemplo, hizo no hace mucho unas incendiarias declaraciones contra un medio de comunicación que había retocado una foto suya perfilándole el brazo y la línea de la cadera hasta el punto de que ni ella misma se reconocía en esa imagen. Lo mismo ha pasado con la actriz de los estudios Disney Zendoya; ella también ha protestado contra el retoque de sus caderas y su torso, como si eliminarle a golpe de software dos tallas de vestido no fuera un atentado contra la inteligencia y el buen gusto.

La actriz británica Kate Winslet acaba de firmar una novedosa cláusula en su nuevo contrato con una prestigiosa marca de cosmética según la cual su imagen no podrá ser retocada. Su deseo es mostrar una belleza realista que no eluda su edad ni las características propias del paso del tiempo, que no son en absoluto feas sino simplemente naturales.

Basta con echar una ojeada por los medios para darse cuenta de que esta tendencia va “in crescendo” y que el rechazo de los lectores y espectadores es cada vez más grande, a la vez que la concienciación por rescatar la naturalidad de la imagen de la mujer crece día a día.

La estética o el maquillaje contribuyen a que nos veamos más guapas porque realzan y sacan partido a nuestra propia belleza natural. Todo lo demás es una burda manipulación que obedece a intereses deleznables y espurios.

¿No estás de acuerdo?

www.novared.es

(Visited 79 times, 1 visits today)