DILE ADIÓS A LA ANSIEDAD

rp_ansiedad.jpg

¿Los problemas del día a día, lo frenético del trabajo, las preocupaciones, las responsabilidades, pueden contigo? ¿Te sientes nerviosa, fatigada, con dolores de cabeza recurrentes, tal vez con mareos o vértigos? ¿Tienes insomnio? ¿Problemas gastrointestinales? ¿Sientes que empiezas a estar deprimida? Si es así, es muy probable que padezcas de ansiedad, una condición cada vez más frecuente en adultos, jóvenes e incluso niños. Aunque estemos acostumbradas a vivir con altas dosis de estrés, la ansiedad tiene efectos sobre tu organismo muy perjudiciales, y hay que hacer lo posible para no caer en ella.

¿Cómo lo podemos lograr?

Bueno, lo primero que tienes que saber es que la ansiedad es producto de un exceso de miedo al futuro. Cuando todo el tiempo estamos anticipando lo que puede ocurrir, intentando prever y controlar los acontecimientos que todavía no han sucedido, y experimentando esa desazón que suele atacarnos por la noche, justo a la hora de irnos a dormir, estamos dándole alimento a la ansiedad. La ansiedad se alimenta de ansiedad: la angustia que produce la ansiedad funciona como una bola de nieve que arrasa con todo; y la única persona que puede detener esa bola eres tú misma. Así que intercepta los pensamientos anticipadores y concéntrate en el aquí y ahora. Un buen método es hacer una lista de las cosas que te preocupan y de sus posibles soluciones: de esa manera las sacas de tu cabeza y las dejas descansando sobre el papel antes de irte a la cama.

Tal vez lo que mejor funciona para vencer a la ansiedad es la meditación. No estaría de más que probaras a apuntarte a algún curso y adquirieras esta técnica. Si no te es posible, haz en casa ejercicios de respiración; cuando una está estresada no oxigena bien. Siéntate en algún rincón tranquilo de tu casa e inhala y exhala profundamente, de forma lenta, pausada. Verás cómo te sienta fenomenal. Si puedes, convierte esto en un hábito diario.

El ejercicio físico moderado es también un buen método para quitarse de encima la ansiedad. Al hacer ejercicio liberamos endorfinas y serotonina, dos enzimas que nuestro cerebro asocia con el placer y el bienestar, y al mismo tiempo activamos la circulación sanguínea y destensamos nuestros músculos. Apúntate al gimnasio o sal a correr.

La manzanilla, la valeriana, el té verde, son remedios naturales y muy conocidos para calmar los nervios. Puedes probar también con estas infusiones. Lo que nunca debes hacer si te sientes ansiosa es tomar café: la cafeína acelerará más tu cuerpo y tu mente, y eso es justo lo contrario de lo que necesitas.

Con estas prácticas y con fuerza de voluntad, seguro que vences a esa ansiedad que te está amargando la vida. No lo dejes para mañana: ¡empieza hoy mismo!

www.novared.es

(Visited 89 times, 1 visits today)