5 «VENENOS BLANCOS» QUE DEBES EVITAR

rp_azucar.jpg

Hay cinco alimentos que tienen varias en cosas en común: son de color blanco, los consumimos con muchísima frecuencia, tienen un bajo aporte nutricional y, lo que es más importante, ¡son peligrosos para nuestra salud!

Los alimentos en cuestión son: el arroz blanco, la leche de vaca pasteuriza, la harina de trigo refinada, el azúcar refinado y la sal refinada. ¿Te sorprende? Pues sí, seguro que prácticamente todos los días ingieres alguno de estos alimentos creyendo que son inocuos, pero nada más lejos de la realidad: enfermedades como la diabetes, la hipertensión o el asma están directamente relacionadas con el abuso de su consumo.

¿Qué podemos hacer para evitar consumirlos?

La mejor opción es tratar de sustituirlos en la medida de lo posible por otros alimentos menos perjudiciales. Pongamos algunos ejemplos prácticos:

Sustituir la leche de vaca pasteurizada (asociada a digestiones difíciles, mucosidades, intolerancia a la lactosa y problemas digestivos) es bien fácil. Existen tres tipos de leche de origen vegetal que nos van a aportar la fibra, vitaminas, minerales, ácidos grasos, calcio y proteínas que necesitamos: la leche extraída de cereales (arroz, avena, espelta o cebada), de frutos secos (almendra, avellana, sésamo o nueces) y de legumbres (soja). Como puedes apreciar, la gama es bien amplia y sabrosa.

En lo que respecta a la harina de trigo refinada, presente en tantos alimentos de uso diario como el pan o la bollería, debemos tener en cuenta que se trata de un producto que cada vez es más artificial: tanto en sus semillas alteradas genéticamente como en el proceso de refinarla y blanquearla, la harina es ya más un almidón que harina, lo cual no es nada recomendable. Pero no te preocupes, existe una infinidad de harinas alternativas que cumplen su función con creces: la harina de yuca, de pejibaye, de almendra, de arroz, de centeno, de espelto, de avena… Y siempre tienes la opción de consumir más maíz, que es más sano y natural.

Tal vez no sabías que el arroz blanco contiene un alto grado de glucosa, lo cual aumenta en mucho la posibilidad de padecer diabetes. Ello es debido a que su color blanco se consigue al someterlo a un proceso que elimina la fibra y deja el almidón. Sustitúyelo por arroz integral, un arroz mucho más saludable al no estar procesado, o si quieres también puedes probar otros cereales enteros como el centeno, el mijo o el amaranto.

El azúcar blanco refinado es pura química; lo mejor que puedes hacer es reducir drásticamente el consumo de los productos que lo contienen (fíjate bien en las etiquetas porque muchísimos productos alimenticios procesados lo incorporan a sus ingredientes, no sólo los dulces o los pasteles) y tomar conciencia de que esta sustancia está causando graves problemas de salud a la población. Los índices de obesidad y diabetes se están disparando en todas nuestras sociedades occidentales. ¿Cómo sustituirlo? Miel de abeja, dátiles, pasas, por ejemplo, son una buena alternativa para calmar el antojo de dulce. Pero de todos modos, lo mejor es eliminar de nuestra dieta los alimentos procesados y consumir alimentos naturales.

Por último, la sal refinada, un elemento cuyo consumo excesivo aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. El procesamiento de refinar la sal no es saludable; lo mejor es consumir sal marina o sal Himalaya, que por su tratamiento natural contienen todos los minerales esenciales (como por ejemplo el yodo) que benefician a nuestro organismo.

Nuestro consejo: elimina de tu dieta estos cinco blanquísimos venenos y opta por sustitutos naturales; la gama a elegir es muy amplia y rica. Tu salud te lo agradecerá.

Cuida a tu organismo y siéntete bien

www.novared.es

(Visited 199 times, 1 visits today)