¿PASAN LOS AÑOS MÁS RÁPIDO CUANTO MÁS VIEJOS SOMOS?

rp_la-relacic3b3n-entre-marketing-de-tiempo-real-y-tu-roi-850x566.jpg

A todas nos ha pasado alguna vez pensar que cuando éramos niñas los veranos nos parecían eternos y que ahora, en cambio, se pasan en un santiamén. Cuando ya nos hemos acostumbrado a la buena vida, a la playa y el sol, nuestro verano se acaba y tenemos la impresión de que se nos ha escurrido como arena entre los dedos.

¿Por qué nuestra mente actúa así?

En realidad no hay ningún secreto. Tengamos la edad que tengamos, un año se compone de 12 meses, un mes de 30 o 31 días (excepto febrero) y una hora de 60 minutos; eso es incuestionable. Así que un verano de antes dura exactamente lo mismo que un verano de ahora.

Lo que ocurre realmente es que nuestra percepción del tiempo la ponemos siempre en comparación con nuestro tiempo absoluto, esto es, con los años que tenemos. Pongamos un ejemplo: un niño de 10 años siente un año como una décima parte de su vida y un hombre de 50 años lo siente como 1/50. Esto significa que para el niño un año representa mucho más en su propia vida que para un adulto, ya que la proporción con el total de años vividos es notablemente mayor.

No hay, pues, gato encerrado. Así que no te preocupes: no existe Matrix.

Algunos expertos en el comportamiento de nuestro cerebro en relación a la percepción del tiempo complementan esta teoría con la sensación de “novedad”. Para un niño todo es nuevo: sus primeros años son un descubrimiento constante del mundo que le rodea. Sin embargo, conforme cumplimos años las novedades son cada vez más escasas, entramos en la rutina diaria y ya no somos capaces ni siquiera de recordar lo que hicimos la semana pasada; nuestros hábitos y costumbres son tan repetitivos que nuestros recuerdos se confunden y se diluyen.

La sensación de novedad, de descubrimiento, alarga nuestra percepción del tiempo, contrariamente a lo que ocurre si nuestros días son muy parecidos unos a los otros y no nos traen nada nuevo.

¿Un consejo? Haz cosas, ocupa lo más que puedas tu tiempo, intenta descubrir cada día algo diferente, en suma, vive lo más intensamente que puedas. Esa es la única forma de que tu cerebro no entre en “piloto automático” y el tiempo se te pase volando.

www.novared.es

(Visited 95 times, 1 visits today)