Reflexología podal. Sus grandes beneficios.

La reflexología podal se encuentra en pleno auge. Nuestros pies nos desvelan multitud de incógnitas a nivel interior, tanto emociones como estados de salud.

Pero, ¿en qué consiste exactamente?  Se trata de una terapia que aplica presión enfocada sobre ciertos puntos reflejos conocidos, situados en el pie para curar o prevenir enfermedades.

El poder curativo mediante el tacto es instintivo en la naturaleza humana y cuando formalizamos un toque instintivo en el masaje, se convierte en una poderosa herramienta de sanación.

El objetivo básico del masaje terapéutico es ayudar al cuerpo a curarse a sí mismo y aumentar su salud y bienestar.

La Reflexología podal ofrece estos beneficios:

-Induce un estado de relajación profunda, abriendo caminos de los nervios.

-Una sesión de reflexología estimula más de 7.000 nervios, fomentando la apertura y limpieza de las vías neuronales

-Aumenta la circulación, mejora el flujo sanguíneo en todo el cuerpo

-Limpia el cuerpo de toxinas e impurezas

-Estimula el sistema nervioso central

-Estimula la energía en todo el cuerpo

-Equilibra el sistema revitalizando así el flujo de energía natural del cuerpo

-Reduce la tensión muscular

-Alivia el dolor agudo y crónico

-Induce una mejor circulación linfática

-Mejora y aumenta la movilidad y rango de movimiento de las articulaciones

-Estimula o alivia el sistema nervioso

-Mejora la condición de la piel

-Ayuda a la digestión y las funciones intestinales

-Refuerza el sistema inmunológico

Es importante tener en cuenta que se trata de una terapia complementaria, destinada para su uso junto con el cuidado médico convencional y no como un reemplazo del misma. Además, sólo especialistas formados en este ámbito deben realizar estos tratamientos. Existen formaciones que te ayudan a conocer profundamente el mundo de los pies a nivel interior.

El mes de septiembre comienza cargado de novedades y sobre todo en el Blog. Hasta muy pronto!