El auge del sector de la estetica

Desde hace 10 años el sector de la estetica está creciendo de manera considerable. Ser un profesional de la estetica es una profesión en auge con muy buenas perspectivas de futuro, tanto para trabajar en peluquerías, centros de estética y bienestar, spas, como en negocios propios.

Es evidente que oportunidades hay, pero el nivel de exigencia de la formación es cada vez más alto, de la formación dependerá tu futuro.

Invertir en tu formación es invertir en tu futuro, en el resto de tu vida.  No se trata de aprender tratamientos corporales y faciales, va mucho más allá, es necesario que donde nos formemos adquiramos competencias como:

  1. Asesorar al cliente sobre cuestiones relacionadas a la estética y productos de belleza.
  2. Ser comunicativo y amable con los clientes.
  3. Tener la capacidad de crear ambientes idóneos para los clientes y así conseguir su máxima relajación.
  4. Poder trabajar tanto de manera individual como en equipo.
  5. Conocer en profundidad la anatomía humana, sobre todo la piel.
  6. Poder transmitir al cliente lo que el producto le aporta.
  7. Dominar los avances tecnológicos desde los más tradicionales a los más vanguardistas.
  8. Especializarse.

La estética ya no es lo que era en el pasado, depilación, higiene facial, tratamientos corporales…La estética hoy en día va mucho más allá de eso, gracias a ella para muchas personas es posible desconectar, evadirse, conseguir una relajación absoluta… Pero de ello depende de las capacidades del profesional, de lo que le hayan transmitido durante su formación.

Si tu pasión es la Estética… Es el momento de convertirse en una Profesional de la Estetica. Matricula abierta: Hac clic aquí -> Estudiar Estetica  para más información, o llámanos al 965 13 19 94.

 

En Beauty School ofrecemos una formación diferente a lo común, y es por ello por lo que la gran mayoría de los Centros de estética de la provincia de Alicante acuden a nosotros en busca de profesionales de la estética. Tengas la edad que tengas, 20, 30, 40 o más de 40 años… Cualquier edad es perfecta para dedicarse a lo que a uno le gusta.